Directorios 2017: Jornadas para reflexionar y proyectar nuevas acciones

Todos los años, los equipos de gestión junto a los equipos directivos, de las nueve bibliotecas pertenecientes al proyecto Leyendo en Red, realizan un “Directorio” o “Cuenta Pública”. En estas instancias dan a conocer resultados cuantitativos y cualitativos relacionados con la instalación del programa de fomento lector de cada biblioteca y de cada establecimiento educativo.

Se presentan resultados referentes al comportamiento lector y análisis estadístico de los usuarios,  vinculación con la comunidad, experiencias, buenas prácticas  y proyección para el futuro, entre otras acciones que permiten a los equipos y asistentes, levantar información relevante para continuar desarrollando y apoyando el programa, a partir de los resultados y conclusiones que se conocieron.

Junto con esto, los directorios se caracterizan por ser instancias abiertas, es decir se busca la participación de la comunidad, padres y apoderados, representantes de instituciones públicas o privadas que trabajan en torno al fomento lector y la cultura, con el fin de enriquecer y valorar la gestión realizada, con aporte de nuevas miradas y nuevas ideas.

Con respecto a este punto, Yohanna del Río Coordinadora Regional de la Dibam Los Ríos, manifestó “es un honor ser convocada a esta instancia de participación, pienso que estos espacios constituyen una instancia privilegiada para el intercambio de experiencias, de miradas y también de aprendizajes. El enfoque de participación ciudadana presente en este proyecto, es una mirada conceptual  que nos invita a revisar nuestras propias prácticas de gestión, al interior de las bibliotecas públicas, específicamente, en el sentido de reconocer la  riqueza de incorporar a la comunidad en la evaluación de la gestión”.

Por otro lado, Magdalena Palma Directora Ejecutiva de Fundación Había Una Vez, organización que apoya este proyecto, rescató el nivel y la profundidad de cada análisis “participar de los Directorios, es siempre una instancia muy enriquecedora. Más allá de ver hitos puntuales y la trayectoria de cada escuela durante el año se ve en qué momento está esa biblioteca y ese equipo en particular. El nivel de análisis en los Directorios a los me que tocó asistir fue muy profundo, sobre todo en Tierra Esperanza, quienes realizaron un análisis muy cuidado, de lo que implica tener un proyecto de fomento lector”. 

Sin duda unas jornadas muy exitosas, cargadas de desafíos y proyecciones, que tienen relación con el funcionamiento autónomo de cada centro lector, la diversidad de métodos para evaluar el plan lector con estrategias innovadoras, formar comunidades lectoras, compartiendo experiencias y buenas prácticas con otras bibliotecas escolares vecinas, entre otras acciones.