Programa Fortalecimiento de la gestión

La Fundación Había Una Vez, como parte de sus servicios de asesoramiento, ha implementado un Programa de Fortalecimiento de la Gestión de Bibliotecas Escolares, con el propósito de vincular y articular las actividades de promoción de la lectura realizada por la biblioteca escolar con la gestión  del colegio, especialmente en la dimensión curricular y pedagógica.

Esta iniciativa está orientada  a lograr  que las escuelas de la red lectora puedan ir apropiándose de la gestión de las bibliotecas escolares  a través de la capacitación de los equipos directivos con el fin de desarrollar en ellos, mejores competencias de gestión y liderazgo que permitan garantizar la sustentabilidad de esta innovación educativa.

Las fases y etapas de este Programa orientado a lograr la apropiación de la innovación educativa de fomento lector por parte de las escuelas son las siguientes: Primera fase, 2014: Diagnóstico y Planificación; Segunda fase, 2015: Supervisión y Acompañamiento; Tercera fase, 2016: Autogestión y Evaluación.

En la segunda etapa desarrollada en el 2015, este programa de Fortalecimiento se planteó una metodología  de monitoreo del proceso  de implementación que contempló: capacitación de Coordinadora para que ayude a un monitoreo permanente; Tres visitas de supervisión y acompañamiento de la gestión directiva en los meses de Mayo,  Septiembre y Diciembre con el fin de observar los avances y dificultades de la implementación del Plan de Gestión de Biblioteca.

En este acompañamiento a establecimientos educacionales realizado este año, se ha intentado caminar junto con los actores escolares en un diálogo horizontal y permanente, y en un contexto de confianza mutua con el fin de enfrentar, en conjunto, desafíos profesionales y educativos que son significativos. El mejoramiento significativo de las escuelas, requiere articular cambios en las prácticas de las aulas y en las escuelas completas. Entonces es indispensable constituir a la propia escuela como el principal referente y regulador del cambio; si el rol lo juega un externo podría producirse un cambio, pero con alta probabilidad no será sustentable, pues apenas deje de operar la fuerza externa, la nueva forma de proceder dejará de operar.

Toda innovación educativa requiere que los docentes y directivos le encuentren sentido a lo nuevo que se quiere introducir en sus prácticas y por tanto ellos deben asumir que la innovación les sirve a su quehacer pedagógico, sólo así empezarán a apropiarse de lo nuevo. Esto es lo que este acompañamiento está intentando lograr.